jueves, 25 de abril de 2013

Recensión a "La responsabilidad penal de las personas jurídicas. El modelo constructivista de autorresponsabilidad penal empresarial" de Carlos Gómez-Jara Diez


El cambio del paradigma del “autor individual” como alternativa para la admisión de una responsabilidad penal de las personas jurídicas
Comentario al trabajo del Prof. Dr. Carlos Gómez-Jara Diez[1]



1. El debate sobre si las personas jurídicas pueden ser responsables de un delito cobra importancia en la actualidad debido al incremento de la criminalidad económica mediante la utilización de empresas, asociaciones o corporaciones. En efecto, al verificar los casos en los que tales entidades son creadas para disimular verdaderas conductas delictivas, emerge la necesidad de reflexionar sobre una eventual posibilidad de sancionar tales comportamientos e imputarlos a la persona jurídica. Esta alternativa, evidentemente, colisionaría con el principio “societas delinquere non potest”, criterio que nutre al Derecho penal desde hace mucho tiempo y que impide, al caracterizarse nuestra materia por una concepción individual de la responsabilidad penal, en una responsabilidad de un ente corporativo. Así las cosas, tradicionalmente se ha alegado -en contra de la admisión de una responsabilidad de las personas jurídicas- que las entidades colectivas carecen de capacidad de acción, ostentan una incapacidad de culpabilidad y una imposibilidad de cumplir una pena.

2. Ante tal escenario, la obra de GÓMEZ-JARA resulta interesante en tanto parte de una perspectiva que admite una responsabilidad de las personas jurídicas. Así, a partir del reconocimiento de la insuficiencia –en estos casos- del paradigma del autor individual en el Derecho penal, el autor propone un modelo de autorresponsabilidad penal empresarial que, en lugar de basarse en determinadas actuaciones de personas naturales, se fundamenta en la esencia de la propia organización empresarial. Con este modelo, denominado por GÓMEZ-JARA como modelo constructivista de autorresponsabilidad penal empresarial, el autor pretende demostrar la posibilidad de construir un modelo de responsabilidad penal empresarial que, siendo compatible con los postulados del Derecho penal moderno, responda asimismo a las exigencias político-criminales que plantean las organizaciones empresariales modernas.

3. La idea central que GÓMEZ-JARA nos presenta en su obra es como sigue: determinadas organizaciones empresariales alcanzan un nivel de complejidad tal –como ocurre con la psique del ser humano- que comienzan a mostrar caracteres propios de autorreferencialidad, autoconducción y autodeterminación. Precisamente, a partir de esto se establece el fundamento de la responsabilidad de la persona jurídica sobre su propio ámbito organizativo. Es decir, el hecho de que determinadas personas jurídicas alcancen un determinado grado de autoorganización, comporta que sea legítimo desde el punto de vista del Derecho penal que se responsabilice a la empresa por las consecuencias que se derivan del ejercicio de su libertad autoorganizativa. Por tanto, la capacidad de acción se vería sustituida por una capacidad de organización, de tal manera que si bien resulta complicado afirmar que una empresa actúa por si misma, dichas dificultades desaparecerían considerablemente al sostenerse que, llegado un determinado nivel de complejidad interna, la empresa comienza a organizarse a sí misma, a autoorganizarse.

4. La obra de GÓMEZ-JARA se divide en dos capítulos. En el Capítulo I, el autor expone el modelo constructivista de autorresponsabilidad penal empresarial, el cual aborda a través del desarrollo de tres importantes puntos: 1) los fundamentos teóricos del modelo (la teoría de los sistemas sociales autopoiéticos y el concepto de ciudadanía empresarial), 2) los elementos del modelo (donde aborda los conceptos de competencia empresarial, imputabilidad empresarial, culpabilidad empresarial y la función k de la pena empresarial) y 3) la conveniencia científico-dogmática del modelo (analizando las cuestiones referidas a la responsabilidad por el hecho empresarial, al injusto empresarial, a la culpabilidad empresarial, al dolo empresarial y a la autoría y participación empresarial). Por su parte, en el Capítulo II, el autor ofrece respuestas sintéticas a las críticas planteadas por importantes sectores de la doctrina al modelo constructivista de autorresponsabilidad penal empresarial, las cuales giran en torno a, por ejemplo, si la responsabilidad empresarial equivale a una responsabilidad colectiva, si la culpabilidad empresarial no es más que un eufemismo al no poder ser contemplada de manera similar a la culpabilidad individual o si la culpabilidad empresarial es una culpabilidad por conducción de vida y nunca una culpabilidad por el hecho, es decir, derecho penal empresarial como derecho penal de autor.

5. En definitiva, en vista de la innegable tendencia internacional hacia el establecimiento de una responsabilidad penal de la persona jurídica, pensamos que el modelo de autorresponsabilidad penal empresarial propuesto por GÓMEZ-JARA pretende brindar una fundamentación teórica y una aplicación práctica correspondiente con sus marcadas bases metodológicas (la teoría de los sistemas sociales autopoiéticos y la epistemología operativo-constructivista que le sirve de base) y, al mismo tiempo, coherente con la realidad social de las estructuras organizativo-empresariales.





[1] Este trabajo constituye una recensión a la obra del Prof. Carlos Gómez-Jara Diez titulada “La responsabilidad penal de las personas jurídicas. El modelo constructivista de autorresponsabilidad penal empresarial”. Lima: ARA Editores, 2010, 117 pp.

0 comentarios :

Publicar un comentario