domingo, 12 de julio de 2015

Entrevista al Prof. Dr. Dr. hc. mult. Francisco Muñoz Conde


En la presente entrevista, el Prof. Dr. Dr. hc. mult. Francisco Muñoz Conde comparte con el público peruano y latinoamericano en general diversas reflexiones sobre algunos temas propios del Derecho penal que han llamado su atención durante su extensa y brillante trayectoria académica. En primer lugar, el Prof. Muñoz Conde señala que la dogmática es una "gramática" que el jurista debe necesariamente manejar, lo cual, sin embargo, no supone dejar de lado los temas sociales. En su opinión, el Derecho penal debe ser comprometido, esto es, no solo debe ser técnicamente sólido, sino que debe atender a los problemas reales. Lo que definitivamente no debería ocurrir es la aplicación del Derecho penal como un mecanismo de marginación social. El atender a las cuestiones sociales no afecta necesariamente la "cientificidad" del Derecho penal, por el contrario, el jurista debe dominar el instrumento técnico-jurídico pero también el objeto, el escenario en el que pretende aplicarse.

En segundo lugar, ante el denominado (peyorativamente) "Derecho penal moderno", el Prof. Muñoz Conde afirma que aquel describe un escenario en el que nuevos intereses (medio ambiente, mercados finacieros, etc.) deben ser susceptibles de protección jurídica. Esto sin embargo, lleva generalmente a la vía incorrecta, consistente en convertir en delito meras infracciones administrativas. Esto hace, en su opinión, que el Derecho penal intervenga antes inclusive de que se ponga en peligro el bien jurídico protegido. Esta forma de proceder, según el Prof. Muñoz Conde, prescinde de todos los mecanismos existentes de carácter previo al Derecho penal. No se puede destinar todo al Derecho penal: hay supuestos graves que evidentemente deben ser tratados por esta rama del ordenamiento jurídico, pero hay otros escenarios en los que (de conformidad al Derecho penal como "ultima ratio") deben intervenir en primer lugar instrumentos jurídicos de carácter previo. En consonancia con lo señalado, el Prof. Muñoz Conde (siguiendo a Hassemer) afirma la necesidad de un Derecho de intervención, entre el Derecho administrativo y el Derecho penal, para poder abordar determinados escenarios caracterizados por su complejidad.

En tercer lugar, en lo que respecta a la pena, el Prof. Muñoz Conde afirma que, en la actualidad, aquella institución sigue siendo necesaria y esto es lo que, según el Prof. Muñoz Conde, permte afirmar que la pena se justifica por sí misma. Esto no quiere decir que la pena no tenga un sentido: la pena definitivamente debe tener un sentido, y este consiste esencialmente en el beneficio que pueda aportar a la sociedad. El Prof. Muñoz Conde destaca la función preventivo general de la pena, además de la prevención especial, que debe recaer sobre el individuo que ha delinquido. Según el Prof. Muñoz Conde, el Derecho penal debe estar formalizado, lo cual excluye la posibilidad de imposición de un castigo arbitrario. En cuanto a las finalidades, el Prof. Muñoz Conde señala que frecuentemente se sostiene que la sobrerrepresión (que se justifica en la idea de que a mayor utilización del Derecho penal, se evita la realización de conductas prohibidas) es la alternativa adecuada. Esto, sin embargo, no es necesariamente así. En definitiva, el Prof. Muñoz Conde defiende la concepción preventiva de la pena, pero, a la vez, admite que empíricamente las cárceles no resocializan y el Derecho penal no reduce la criminalidad. En la entrevista, el Prof. Muñoz Conde brinda comentarios y ejemplos concretos sobre estas complejidades.

Finalmente, el Prof. Muñoz Conde manifiesta su opinión sobre el contenido y el fundamento material de la categoría dogmática de la culpabilidad. Sobre este asunto, el Prof. Muñoz Conde (sin entrar en el debate sobre la existencia o no de libertad) emite algunas ideas sobre los criterios que permitan hablar de cuándo una persona posee determinadas características que hacen posible afirmar cuándo una persona puede ser culpable. Asimismo, el Prof. Muñoz Conde alude al problema del error culturalmente condicionado, cuestión que constituye un asunto problemático en países como el Perú. Luego de esbozar una serie de argumentos, el Prof. Muñoz Conde concluye afirmando que la reprochabilidad por no haber actuado de una determinada manera no constituye una hipótesis realista. Con respecto a los recientes desarrollos científicos de las neurociencias, el Prof. Muñoz Conde señala que es evidente que aquellas pueden aportar al Derecho penal, pero que tampoco, a partir de ellas, se pueden elaborar categorías generales.

La Asociación Ultima Ratio quiere agradecer profundamente al Prof. Dr. Dr. hc. mult. Francisco Muñoz Conde por participar en este entrevista. Deseamos que en esta nueva etapa de su brillante trayectoria académica, mantenga los lazos con Latinoamérica, forjados desde hace más de 30 años.

La entrevista también se puede visualizar aquí. Para ver más entrevistas, hacer click aquí.

0 comentarios :

Publicar un comentario